Estás aquí: Portada > Noticias


XXI Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Grabar en formato PDF

Santa María Josefa decía a sus hijas las Siervas de Jesús:
“Es tan grande el don de la vocación religiosa que solo en el cielo lo comprenderemos”.

Hay momentos y días en la vida que nos hacen recordar esta hermosa frase de la Santa Madre y uno de ellos es el día 2 de Febrero, festividad de la Presentación del Señor, en que se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada.

Como suele hacer, el Papa Francisco presidió en la Basílica de San Pedro de Roma la Santa misa a la que asistieron Madre Soledad García, Superiora General, acompañada por varias Hermanas.

En su homilía el Santo Padre recordó que “Poner a Jesús en medio de su pueblo, es asumir y querer ayudar a cargar la cruz de nuestros hermanos. Es querer tocar las llagas de Jesús en las llagas del mundo, que está herido y anhela y pide resucitar”.

Las palabras del Papa Francisco llevan a pensar en los consejos de Santa María Josefa a sus hijas. Ella decía: “Deben figurarse que Jesucristo recibe como hechos a su divina persona los servicios que prestan a los enfermos; así nos lo dice por estas palabras: “Lo que hicisteis con los pobres enfermos, conmigo lo hicisteis”.
Esto es “asumir y querer ayudar a cargar la cruz de nuestros hermanos”.

Agradecemos a Dios el don precioso de la vocación religiosa y el testimonio de vida de tantos hombres y mujeres que han vivido fielmente su consagración al Señor hasta el final.

Incluimos el texto íntegro de la homilía del Papa Francisco.

Portafolio

Recomendamos