Estás aquí: Portada > Noticias


Visita al Cerro de los Ángeles

Grabar en formato PDF

En el segundo día de los Cursillos de espiritualidad, 13 de Julio, las Hermanas participantes fuimos por la tarde al Cerro de los Ángeles.
Con mucha ilusión y deseos de recibir las gracias del Señor, nos preparamos para ganar el Jubileo del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. (El Año Jubilar comprende del 2 de diciembre de 2018 al 24 de noviembre de 2019).

A las 4 de la tarde salíamos en un autobús 54 Hermanas desde la comunidad de Madrid hacía el Cerro de los Ángeles. Una vez allí, una encantadora guía, Agata, nos explicó con todo detalle la historia del Cerro, lugar emblemático para España por su importancia en la devoción al Sagrado Corazón.
Seguido, rezamos las oraciones que indica la Iglesia para ganar el Jubileo y cruzamos la puerta de entrada al santuario, era el signo de “entrar en el costado abierto del Señor”.

Después de visitar aquél hermoso lugar, rezamos vísperas e hicimos la consagración al Corazón de Jesús todas juntas.
¡Qué alegría experimentamos todas! Bendito sea Dios que nos da cada día la oportunidad de volver al Amor primero.

Regresamos a casa felices y dando gracias a Dios por tantos beneficios recibidos. Una de las frases de D. Francisco Cerro en los Cursillos ha sido: Quien vive en el agradecimiento, vive en el cielo.

El día 14, último día de Cursillos, Mons. Cerro, dio una conferencia en la Iglesia, a puertas abiertas a las 11 de la mañana y a las 12 celebró la eucaristía.
Por la tarde, dio la última conferencia basándose en su libro: “Cautivados por el Corazón de Jesús”. De este precioso libro destacamos el siente texto:
Cuando hemos conocido el Amor del Padre, revelado en Jesús, nuestra vida se transforma y le crecen las alas del amor y de la libertad de los hijos de Dios. Es necesario ser contemplativos, hombres y mujeres que con una profunda relación con el Señor experimentamos que ese Amor nos lleva al servicio de los más pobres y necesitados.

Al finalizar los Cursillos podemos decir como los discípulos de Emaús: “No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las escrituras” (Lc. 24, 32)

Realmente han sido días de gracia y renovación espiritual. Hemos contemplado el Corazón vivo de Cristo en la Eucaristía para después poder contemplar a Cristo en los enfermos y necesitados.

Con nuestro sincero agradecimiento.

Hermanas participantes en los Cursillos de espiritualidad. Madrid

Portafolio

Recomendamos