Estás aquí: Portada > Noticias


Los Santos se unen en torno al Corazón de Jesús

Grabar en formato PDF

El día 31 de octubre, víspera de Todos los Santos, en el Santuario Nacional de la Gran Promesa en Valladolid, recibimos el arca con la reliquia de Santa Margarita Mª de Alacoque. Ella recibió del Señor tres armas necesarias en la lucha que debía emprender para lograr la purificación y transformación. La primera arma es: una conciencia delicada y un profundo odio y dolor ante la más pequeña falta; la segunda arma: la santa obediencia; la tercera arma: Su Santa Cruz. Santa Margarita Mª tuvo muchas revelaciones del Sagrado Corazón, su vida estuvo marcada por experiencias sobrenaturales, pero nunca fueron éstas causa para escapar de las realidades cotidianas, sino al contrario, le trajeron duras penas y la necesidad de ejercitar heroicamente las virtudes que forjan la santidad en la vida diaria.

El arca con sus reliquias, en peregrinación por distintas ciudades de España, llegó al Santuario de Valladolid sobre las seis de la tarde. Allí, delante del altar, también se encontraban otras reliquias, y todo ello nos invitaba a los fieles a unirnos a esta fiesta en unión con todos los Santos. En la diversidad pudimos ver la grandeza de un Dios que llama a todos a la santidad.
En el altar se encontraban los ostensorios con las reliquias de:

San Manuel González, Obispo de Málaga y de Palencia (alguna de nuestras hermanas, Siervas de Jesús fueron bautizadas por él). Se le conoce como Obispo del Sagrario Abandonado, fue fundador de la Unión Eucarística Reparadora y de la Congregación religiosa de Misioneras Eucarísticas de Nazaret.

Santa Mª Josefa del Corazón de Jesús, nació en Vitoria y fundó el Instituto de las Siervas de Jesús de la Caridad en Bilbao. Fue una mujer que se abandonó por completo al Corazón de Jesús y por eso quiso llamarse Madre Corazón; vivió solo para Él y su gran deseo era llevar por todo el mundo el conocimiento y el amor de su Corazón. Ese amor quiso derramarlo en los que sufren, en los enfermos, ancianos, niños y todos aquellos necesitados de amor, consuelo y misericordia, a través de la Congregación por ella fundada.

Santa Maravillas de Jesús, Carmelita Descalza, fundó un primer monasterio en el Cerro de los Ángeles, brillando por su espíritu de reparación y austeridad. Continuó con la fundación de otros diez Carmelos recuperando lugares de tradición teresiana.
Estas tres reliquias estaban en unas peanas en el lado derecho del altar, en el centro Santa Margarita Mª y en el lado izquierdo se encontraban:

San Rafael Arnáiz, monje Trapense en San Isidro de Dueñas (Palencia), considerado uno de los grandes místicos del siglo XX. Destacó por su abandono en las manos de Dios y en “saber esperar”. Juan Pablo II, con ocasión de la jornada mundial de la juventud en Santiago de Compostela, lo propuso como modelo para los jóvenes del mundo de hoy.

San Francisco Javier, Jesuita, misionero en el Oriente Asiático y en Japón. Recibió el sobrenombre de Apóstol de las Indias. Fue incansable en su entrega y en instaurar el Reino de Dios. Destacó en un amor ardiente a Jesús, que le “quemó” el corazón, en el celo por la salvación de las almas, una vida de sacrificio y una entrega total a Dios y a los hermanos.

Beato Florentino Asensio, vallisoletano, fue director del Apostolado de la Oración, tenía un grandísimo celo pastoral. El 26 de enero de 1936 fue ordenado Obispo en Valladolid, el ocho de marzo de aquel año tomó posesión de la Sede de Barbastro como administrador apostólico. En la madrugada del 8 de agosto lo llevaron detenido, fue torturado y el día 9 del mismo mes fusilado. Su cuerpo fue hallado incorrupto. Destacan en este mártir su caridad, su fortaleza y el perdón para sus verdugos.

Y continuamos con la celebración en el Santuario:
A las 18:30 comenzó el rezo del Santo Rosario con algunas alusiones a las revelaciones que Santa Margarita recibió del Señor.

A las 19:15 dio comienzo la Eucaristía presidida por el Sr. Obispo Auxiliar, Mons. Luis Argüello. Fue cantada toda en latín y parecía que estábamos en el cielo muy bien acompañados por los Santos, todos en comunión.

La homilía, maravillosa, destacó la santidad y que lo más grande de los Santos éramos sus miembros ya que ellos seguían presentes en nosotros, también su entrega a la vida de la Iglesia. Nos animó a todos a vivir la vida de Dios, eso es la santidad.

Después de la magnífica celebración, se fue haciendo una breve reseña de cada santo y dos miembros de sus respectivas congregaciones o, en caso del obispo Florentino dos seminaristas, y en el de la Madre Maravillas dos sobrinas, fueron hacia el Sr. Obispo a recoger las reliquias y llevarlas al altar de la Virgen del Pilar, en una de las capillas del Santuario. Este acto fue muy emotivo y finalizó cuando el Sr Obispo en esa capilla del Pilar hizo una oración para luego desde el altar dar la bendición, finalizando el acto.

Damos gracias a Dios por permitirnos estar y participar de este maravilloso encuentro, fiesta de la santidad. Que ellos, amigos fuertes de Dios, intercedan por nosotros y nos estimulen para vivir la plenitud del amor y la entrega.

Sor Carmen Señor, Sierva de Jesús,
Valladolid, 31 de octubre de 2018

Portafolio

Recomendamos